El agua micelar, qué es y cómo se utiliza.

Agua micelar

El agua micelar pertenece a la familia de los cosméticos. No es agua, pero se le conoce con este nombre porque es parecido. Su uso está indicado para el cuidado de la piel de una forma natural y rápida, su efectividad es instantánea, no tiene nada que ver con los tratamientos de larga duración con efectos más que discutibles en el futuro.

Este producto, está formado a base de micelas, unas moléculas que son capaces de hacer desaparecer las impurezas del rostro por arrastre. Con esta definición puedes casi adivinar que también se utiliza como desmaquillante, como alternativa a cremas o a toallitas, ya que además de hacer desaparecer los restos de los cosméticos, también ayuda a limpiar otras células muertas.

Además, tiene la ventaja de que no produce alergias, porque la piel no absorbe el agua, tan solo arrastra los restos. Aun así, hay distintos tipos de agua micelar dependiendo del tipo de piel, por lo que lo más recomendable es que antes de comprar leas la etiqueta.

En cuanto a su conservación, el agua micelar no puede guardarse a altas temperaturas, por lo que lo mejor es que, sobre todo en el verano, la guardes en la nevera. De esta manera evitaremos que las micelas se destruyan.

Este producto es posible encontrarlo tanto en tiendas de cosmética como en cualquier supermercado en la zona de higiene personal, debido a la gran aceptación que ha tenido desde hace un tiempo no muy largo hasta el presente.

 

Fecha: Miércoles, 26/02/2014

Deja un comentario